jueves, 22 de junio de 2017

EL BUDA EN VERANO


“Le pedí al Buda que me mostrara su esencia.
Hice silencio, y en el silencio
comprendí que el Buda somos todos…
todos los que compartimos una misma vibracion.”
Dianiluz


Nuestros ancestros inhalaban, ingerían y degustaban todo tipo de hierbas y brebajes para alcanzar estados alterados de consciencia. Yo medito. En el mes de junio el clan se une para recibir el solsticio de verano como de costumbre: círculo con tambores, Llama Violeta, ágape de alimentos y en esta ocasión, un invitado especial: el Buda.

Por supuesto, no fue casualidad que Amelia le pidiese a Julie Ann que se incluyese la figura del Buda en el ritual, justo cuando estaba yo hablando con ella. “Colócalo en un cojín,” sugirió amorosamente Julie. Hubo una mirada de complicidad y el Buda fue magníficamente colocado en su cojín dentro del círculo. Me senté casi alineada con él, casi… Bueno, eso fue hasta que Carmen se colocó en mi silla sin querer (enviada por el Maestro) y esa movida me colocó en el asiento más cercano a él…

Hacía unos meses que había pedido que la energía de los Avatares entrase en mí. Por favor, ni pregunten porqué hice eso. Siempre, por mi formación cristiana, he tenido muy presente la energía Crística. Jesús es mi maestro de Poder por excelencia y aunque tengo también muchas figuras del Buda en mi casa, no había exactamente comprendido “que hace el Buda” o como se siente tenerlo en mi energía. Sin embargo, cuando mi amada Gema me regaló una hermosa figura de él para mi cumpleaños, sabía que ya se iba acercando o tal vez, ya estaba aquí y yo no me había dado cuenta. Hoy era el día del encuentro decisivo…

Por alguna razón, éramos todas mujeres. No siempre es el caso. Siempre algún caballero se personifica a los rituales y crea balance, pero en esta ocasión el “caballero” era el Buda. Más que suficiente para hacer balance. Julie abrió el foro con un toque del gong; también un poco inusual… acto seguido, dio la bienvenida y nos hizo la invitación a encontrar un lugar en nuestra memoria en el que nos encontráramos en paz.. Yo quedé en blanco; nada llegaba… excepto un profundo deseo de contemplar y hacer silencio.. Estaba, tal vez, bajo el árbol de Bodhi, pero yo no lo sabía… Bodhi… que en sánscrito significa La Gran Mente.

Una por una, todas las mujeres, comenzaron a compartir esos momentos significativos de paz, que en ocasiones se bifurcaban con memorias de alegría. En su mayoría, eran escenas de lo cotidiano o  memorias felices de la niñez y yo, seguía sin ver nada. Entonces, habló Milagros. Ella no veía nada tampoco… vacío, oscuridad y de pronto: ¡EL BUDA! El silencio se me agolpaba en el pecho y de momento todas las historias se hicieron mías: los niños felices, las abuelas cocinando, las puestas de sol, las playas espejo, Schoenstatt, la memoria del abrazo del amante de Eileen, que me envío en segundos a los brazos del mío… en fin, algo que no entendía para nada estaba ocurriendo allí y yo, empecinada en quedarme en mi silencio.. Hasta que Carmen habló y entonces, mi momento de paz emergió del de ella, porque mi paz no es un lugar. Mi paz es una energía: mi paz es Jesús. Ella le llamó “El Amado” y supe al momento que compartíamos “amados” y que no era coincidencia alguna el que ella estuviese sentada a mi lado. Sus palabras no eran ella… era ÉL. De su discurso emanaba un Amor Universal indescriptible. Contó que, al igual que yo, no quería decir nada, sin embargo, lo que emanaba de su voz era una sabiduría extraordinaria, un amor superior, una Presencia… pura Presencia. Era Carmen, era Jesús, era el Buda… era TODO.

Y me llegó mi turno..

Yo era prácticamente la última; solo faltaban las Maestras. Ahora no era que no quería hablar… era que no podía… Lo primero que sentí fue una energía de gratitud de la que sobrepasa todo entendimiento, y que sinceramente, no siento, a ese nivel de intensidad, todos los días. Era como si yo pudiese sentirme parte de cada historia, de cada memoria, de cada emoción. Cada persona allí era yo y yo ella, y eso yo lo había experimentado con personas conocidas, ¡pero allí habían personas que ni tan siquiera conocía! Comencé a llorar; era una emoción que no podía contener. Cosa poco usual en mí; en público soy bastante centrada y fuerte. Entonces, las llevé a mi lugar: es un jardín con una magnífica Fuente, flores, mariposas… Hay una neblina con colores de arcoíris y un banco. Allí me siento con el “Amado” que es también amado de Carmen y de la Magdalena.. Mi lugar de paz no está en esta dimensión lineal de tiempo y espacio; pudiésemos decir que existe en el “no tiempo” y por eso no quería hablarlo, pero gracias a Milagros y su espacio “vacío”, me animé a invitarlas a todas a mi jardín. Cerré de nuevo en gratitud. Tomé la mano de Carmen; me dio paz. Allí también estaba en el jardín; sosteniendo las manos de Carmen …

Bodhisattva es un término del budismo significa bodhi “supremo conocimiento” y sattva “ser”. Me senté al lado del Buddha y él, a su vez, se sentó a mi lado y me complació. Me dejó ver quién es y cómo es su energía. Es silencio; es estar aquí y ahora, porque eso implica que, estamos en todos los tiempos y todos los espacios a la vez. Es un sentimiento de gratitud que todo lo abarca. Es haber vivido todas las vidas; por eso tanto énfasis en la reencarnación; porque no tiene el cuerpo que morir, cambiamos continuamente. Es la muerte y resurrección de Jesús. Al final, una hermosa joven Cristal (jóvenes Milenio de la Nueva Tierra) se sentó a mi lado y pude atisbar en su mirada al Buda. Serena, sabia, hermosa y muy, muy elevada. Compartiendo con mujeres que tal vez, doblaban su edad, desde un acercamiento de unidad extraordinario. El Buda.

Podría decirse que hoy atisbé el camino de la Iluminación; y digo atisbé porque todavía falta. Ahora, es solo un paso a la vez, y mucho, mucho silencio… Gracias Siddhartha por venir a mi encuentro; que tu serena Luz ilumine nuestros caminos y todos nuestros espacios de paz…


Namasté. 


miércoles, 14 de junio de 2017

TRANSMUTACIÓN DE LA LLAMA GEMELA A LA LLAMA DIVINA


“With great power,
comes great responsibility”
(El tener gran poder acarrea
una gran responsabilidad)
Spiderman

PREFACIO

Este escrito, tal vez el más retante que he tenido que escribir hasta el momento, es un gran acto de amor y liberación. Compartiré mi experiencia de la Llama Gemela y su proceso de regreso a la Fuente para ser transmutada en la Llama Divina. Es muy posible que esta información difiera de lo que muchos conocen como la experiencia Llama Gemela, sin embargo, es meritorio reconocer y respetar el hecho de que cada experiencia Llama es tan única como el alma que la habita. Si estamos cocreando una Nueva Tierra, hay que evaluar todos los conceptos y reenmarcar. Si simplemente, tomamos un concepto de 3ra dimensión y lo transpolamos a 5ta, estamos copiando la vieja Tierra, no creando una nueva. Este escrito es una canalización que combino con mi experiencia de la Llama Gemela. Les comparto mi historia desde el mayor Amor; el cual conozco en parte, gracias a mi Llama, a quien amo y siempre amaré ya que en 5ta Dimensión, esa es nuestra Verdad, aun cuando el haya escogido no estar aquí... Sin su presencia, mi cielo no existiría… El Amor es nuestra única Verdad. Recibe con tu mente y corazón abiertos…


Era el miércoles 8 de mayo de 2013 cuando nos encontramos.  Ya los Mayas habían abierto el umbral de hacia la Nueva Tierra el 12-21-12 y yo había acatado la orden de comenzar a despertar a las Llamas y Almas gemelas del planeta a través de talleres en octubre 2012, dos meses antes de la fecha del gran cambio. También, ya había renunciado a mi trabajo un año antes y había comenzado en el camino de mi misión como trabajadora de Luz o Creadora Consciente, como prefiero llamarle.  

El subió al escenario a leer un poema en italiano para su difunta esposa; ambos somos poetas. Su físico era imponente, intimidante y a la vez, seductor. Hombre sencillo, pero profundo. Aún cuando no entendía sus palabras, mi alma podía palpar su dolor… Yo subí a leer mi poema: “Carta de la Magdalena a su Divino Prohibido”. Más que un poema, era un presagio, pero yo no lo sabía. Mientras yo leía, el me grababa con su teléfono, dato del cual me enteré después, porque aún cuando hasta el día de hoy lo niega, él me reconoció primero… Cuando el anfitrión anunció que el amigo poeta cumplía años en solo unas horas, salté de mi asiento lo miré y le dije: “¡YO TAMBIÉN CUMPLO!” El se acercó, puso su tarjeta de presentación en mis manos y dijo: “Felicidades, somos gemelos.”  El nació a las 9:17 pm y yo a las 9:23 pm, como nacen los gemelos, con 10 años de diferencia. Luego de nuestra corta relación, la faceta del “corredor” se activó y a los tres meses de nuestro encuentro comenzó su viaje alrededor del mundo.

Por respeto a nuestra privacidad no daré detalles de nuestra relación, más allá de compartir las señales que identifican una relación Llama Gemela. Su salida de mi espacio físico no impidió que su alma se quedara cerca y cada vez que se movía de un lugar a otro, yo soñaba con él.  En el segundo mes de su ausencia, mis Guías me llevaron a buscar “la separación de las Llamas Gemelas” en Internet y así fue que al fin tuve la certeza de que vivía la experiencia. No me lo confirmó ninguna persona; me lo confirmaron mis Guías.  Por tres años iba y venía, y durante el año 2014, cocreó conmigo mi primer libro de auto ayuda: TOCANDO CIELO, UNA GUIA DE PODER PARA QUIENES HAN TOCADO FONDO.

Continué haciendo talleres de almas y llamas gemelas, aún cuando todavía no comprendía a cabalidad el propósito de vivir una experiencia tan retante y en momentos, dolorosa. La relación Llama Gemela presenta grandes retos espirituales y emocionales ya que viene a pulirnos el alma con el propósito de evolucionar. La investigación para mi libro me dio gran Luz y me llevó a profundizar sobre la importancia de la conjunción armónica del femenino y el masculino, en cumplimiento de la Ley de Generación y comprendí que estamos gestando una Nueva Tierra y las relaciones Llama Gemela son parte de la Energía de la Ascensión, pues es un amor muy elevado.  TOCANDO CIELO significa que ya estamos entrando en la 5ta Dimensión.  Cada Llama que cumple su propósito, ya sea porque se logra la Unión o porque es una Llama Maestra, promueve la expansión y ascensión.

En el escrito sobre la “separación de las Llamas Gemelas” hablaba de que cada quién debe seguir su camino, pues, si cada alma se eleva, la Ley de Atracción haría su función y los reuniría. Para esto, era menester trabajar continuamente en elevar la propia vibración, ya que todo lo que se hace, impacta también la Energía de la Llama Gemela debido al cumplimiento de la Ley de Correspondencia, que establece que, como es adentro es afuera. Escribí una carta donde le explicaba que éramos Llamas, pero no la envié. Decidí que cuando la Ley nos reuniera se la entregaría. Al final de la carta escribí, que si aún al momento el no entendía lo que le explicaba, (no podía de ninguna manera asumir que estaría “despierto” y aceptaría lo que le decía) algún día cruzaría el “puente” y comprendería todo. Hoy comprendo que ese “puente” representa su cruce a la 5ta dimensión. Su cruce nunca ocurrió y yo no podía seguir invirtiendo mis Energías en él, teniendo la responsabilidad de elevar a todo un planeta a 5ta dimensión. La separación de ambas partes era inevitable… Pero la gran pregunta es: ¿Si la Llama no es una persona, si aceptamos que es una Energía, cómo nos separamos?  Fue en ese momento que comencé a aplicar todo mi conocimiento práctico a la experiencia. La ENERGÍA no se crea ni se destruye: se transforma.

Había llegado el momento de transmutar la Llama Gemela.

Sin embargo, esto no es posible si deseamos mover la experiencia con la energía del Ego; la Llama solo puede ser transmutada desde el Amor y el Amor que catapulta esta transformación es el amor propio, en unidad con el amor Divino. Muchas personas están experimentando una distorsión de la Energía de la Llama. Así como por eones hemos hablado de AMOR y a veces ni entendemos lo que es, pues así ocurre con la Llama. Todos llegamos a la experiencia, porque, al haber sido creados en pares, tenemos un fuerte deseo de regresar a unirnos con nuestro par. Sin embargo, la relación Llama no es meramente una relación romántica, es una relación TODO porque envuelve el TODO, trastoca TODO y lo transforma TODO. Nunca nos hemos visto como pareja de la Divinidad; somos los “hijos” o es nuestro “mejor amigo”, pero el Dios pareja aun es visto como una “aberración” por muchos debido a la forma en que nuestra sexualidad ha sido “desconectada” de nuestro sistema energético. Sin embargo, quién no pueda visualizarse en esa relación de UNIFICACIÓN con el TODO, apenas logrará comprender la relación Llama Gemela. Cuidado que usted no ande purgando un karma con una Alma Kármica y piense que es su Llama. Si la relación es un drama CONTINUO, cuidado, tal vez solo están aquí para cerrar, sanar y evolucionar.

Si partimos de la premisa de que hemos venido a ser felices y a vivir en libertad, entonces todas nuestras relaciones deben de seguir este patrón. Si la relación con la Llama, que traerá fuertes contrastes (conflictos) no trae también algún tipo de satisfacción, cumplimiento de misión, compenetración energética o alguna otra característica espiritual, entonces hay que reevaluar. Ninguna relación de maltrato se tolera; NINGUNA. Pero cuidado, el que tu Llama no responda a tus mensajes, no es necesariamente maltrato. Sin embargo, para cumplir el propósito de mantener alta nuestra vibración y evolucionar, tanto nosotros como el planeta, tenemos que observar para ver si esta relación es DRENANTE o ENERGIZANTE, porque vivir toda una vida en el mártir y la víctima no va a ayudar a nadie. Si tu Llama está en la faceta “corredor” y no se ha podido completar la unión, recordando que la Llama es nuestro espejo, la primera pregunta que debemos hacernos es: ¿A QUÉ LE ESTOY HUYENDO YO? Esa pregunta es profunda y a veces requiere que se trabaje con un profesional que entienda estos temas, porque hasta tanto no resuelvas “tu huida” no vas a ver progreso alguno en la relación. En mi caso había una “fobia” al compromiso y también una tendencia fuerte a huir del conflicto pues pensaba que los conflictos debía resolverlos yo. Eso terminó cuando lo reconocí y aprendí a confiar en mis Guías como mis aliados y apoyo en cualquier tipo de situación.  Cuando dejé de huir, mi relación completó su propósito.  

En la gran mayoría de los casos, también se le está huyendo al llamado o propósito, porque aceptar el llamado es sinónimo de soltar nuestra voluntad a la Divina y eso no es cosa fácil, pero por otro lado; ¿no es eso lo que buscamos? ¿Qué nuestros gemelos se entreguen a nuestra voluntad y nosotros a la suya? Cuando llevamos toda una vida accionando desde nuestra “santa” voluntad, esto se convierte en un gran reto. La aceptación de nuestro llamado y consecuente ejecución es el “gran despertador”, así como la Gratitud y el Perdón, son los grandes “elevadores” en cuanto a la vibración se refiere. El “despertador” o sea tu “Llama”, viene a catapultar nuestra misión y evolución de alma y nosotros la de ellos, pero ojo: el libre albedrío existe en función de nuestra libertad de tanto aceptar o declinar, ya sea un llamado o una relación. La decisión que se tome hay que respetarla. Cuando deseamos una relación en unión con la Llama y no hemos aceptado a la Divinidad como primer amor, por lo regular, el “corredor” se activa y el dolor que produce tiene como función llevarnos a reconectar con la Fuente. Si se resiste, el dolor persiste. Si fluimos en amor y aceptación, la Llama puede “correr o huir” todo lo que quiera y no nos afecta, al contrario, nos inspira y nos mueve a evolucionar.

Mirando la relación desde la Energía de los Chakras, el Corazón (4to Chakra) está emitiendo el llamado y para que la experiencia genere evolución (no necesariamente unión) hay que pasar al 5to Chakra en vía a unificarnos con la Corona y esto presupone nuestra abdicación de voluntad a la voluntad Divina. Al entregarnos se amplía nuestra percepción (intuición/ 6to Chakra) y la Unificación con la Corona (7mo Chakra) se acelera. Aquí entra el reto de las Llamas que estamos viviendo en este momento: ¿Y qué sucede si yo evoluciono y asciendo y mi Llama escoge no hacerlo? La Llama Gemela es una relación de cocreación con la Fuente en función del cumplimiento de la misión de vida. Si tu Llama no está “despierta” eres tú quien debe tomar la gran decisión de pasar la vida tratando de despertarla, lo cual no es recomendable o simplemente, aceptar a la Divinidad como nuestro primer amor y soltar TODA la experiencia en las manos Divinas. Eckhardt Tolle en su libro EL PODER DEL AHORA afirma que si estamos en Luz y tratamos de forzar esa Luz en alguien que no está listo para recibirla o simplemente, no le interesa, le estaremos causando dolor a esa persona y eso nada tiene que ver con las relaciones Llama Gemela; eso es puro miedo/ego.

Una vez se escoge a la Divinidad y con ella, al amor propio como nuestro primer amor, entonces debemos evaluar si podemos continuar en la relación Llama Gemela o es tiempo ya de transmutarla.

Cuando entramos en la Corona y unificamos nuestra Energía a la de la Divinidad somos DIOS. Sólo desde esta elevada consciencia una Llama puede activar su propósito de cocreación de la 5ta dimensión. Si tu Llama no interesa entrar en esta “intensidad” de Amor y conexión Divina, la Energía no puede crear convergencia/unión, porque hay una disonancia energética y la Ley de Atracción no puede unificar. Por otro lado, si la Llama no viene a ser su pareja en este plano, es posible que se convierta en tu Llama Maestra, como lo fue en mi caso, y a lo que viene es precisamente a catapultar tu alma hacia esta consciencia de unificación con la Divinidad. Mi Llama vino a catapultar mi ascensión porque él no está despierto y, AUNQUE ME AMA y eso me consta, es más el miedo que le provoca mi poder interior por razón de su propia desconexión, por lo tanto, para mí fue imposible claudicar mi poder en función de la relación. Dios y yo UNO SOMOS; lo demás debe engranar en esta ecuación o se deja ir en las manos Divinas…

¿QUÉ HACER?

Primeramente, hay que entrar en un profundo proceso de meditación. Aún cuando este escrito u otros como este te ofrezcan guía, tu alma es la que contiene las respuestas correctas para tí. En un escrito anterior en mi Blog traduje el artículo ¿Soltar a tu Llama Gemela? De los Twinflame Healers, Jill Y Remi (con el debido permiso de los autores) en el cual no se recomienda soltar la Llama. Hoy, no difiero de ellos. Sencillamente, presento mi propuesta como un nuevo paradigma: Si transmuto mi Llama Gemela, ¿qué recibo a cambio? En mi caso la respuesta fue: LA LLAMA DIVINA.

Cuando mi Llama Gemela y yo nos encontramos, yo estaba “despierta” pero no sabía que iba en camino hacia la 5ta dimensión. Durante el proceso de separación, me dediqué al desarrollo de mi misión, a enviarle Luz en sus viajes y a respetar su espacio continuamente. Solo lo contactaba si sentía en mi energía que algo le sucedía. Nunca, nunca interferí con su decisión de irse, ni tampoco le pedí que volviese conmigo. Escogí amarlo como Dios ama: respetando su libertad. Por supuesto, había momentos en que mi parte humana se molestaba con su actitud y precisamente, cuando me cansé de su ausencia, me abrí a recibir a otra persona y este llegó. Justo al otro día de encontrarme con esta persona mi Llama, que había estado alejado dos años volvió a buscarme, pero mi AMOR PROPIO dijo: ¡NO, BASTA! La relación con el segundo no prosperó (era un Alma Gemela y los tres teníamos historia Kármica que sanar), pero me ayudó inmensamente en mi transición.

Para poder lograr transmutar la Llama y darme la oportunidad de recibir a alguien MEJOR que SI desea cocrear  junto conmigo y la Divinidad, tomé la decisión de soltar. Lo importante era reconocer que no había coraje ni dolor. Era más bien una negociación con la Fuente:

Yo: “Oiga, Creador Todopoderoso, ¿en serio que esto es lo mejor que usted puede hacer por mi?
El Creador: “¿Qué crees tú?”
Yo: “¡Pues por supuesto que no!”
Creador: “¿Y entonces?”
Yo: “Pues… ¿transformo la Energía??”
Creador: “Aha… ¿La transformas en qué?? Cuidado con el Ego…”
Yo: “Pues… la elevo desde el Amor, y te la devuelvo para que la vuelvas a colocar en el mejor receptor: Aquel que este alineado con ambos… contigo y conmigo.”
Creador: “Hazlo y luego lo compartes para que aquellos que deseen una opción puedan decidir que es lo mejor para ellos… (¡como pensar en un Multiverso sin opciones, en Polaridad sin polos!)y siempre desde y con todo el Amor…”

EL RITUAL

El ritual es un ejercicio de entregar la Energía de la Llama Gemela de vuelta a la Fuente y esto es un acto SUPREMO DE AMOR. No se va a mover la Llama para colocarla en el “chico aquel o la chica aquella”. Se devuelve al Origen porque solo el Origen reconoce cabalmente la Vibración y la puede re posicionar. En mi caso, fui a la playa y escribí una carta de gratitud para mi Llama Gemela, porque en efecto, el hizo mucho, tanto por mí como por mi hija y eso hay que agradecerlo de por vida. Este no es el momento del desahogo. Si aún usted tiene mucha ira con su Llama – NO HAGA ESTO - .  Este ritual es para liberación y elevación de su vibración a través del amor propio. La consigna es: “Yo me amo más que a mi Llama Gemela; gracias. Ya aprendí mi gran lección. Ya puedo soltarte y dejar ir.”  En cierta forma, es la liberación de un contrato que ya cumplió cabalmente su propósito y podemos pedirle al Universo que nos envíe experiencias de crecimiento que no sean necesariamente a través del dolor, la separación y la ausencia.

Luego de escribir la carta de Gratitud, entre al mar a “disolver la Energía”. No escogí el ritual de quemar porque me parecía que era  “destruir” y esa no es la Energía que deseaba en mi ritual, pero si tu alma te pide utilizar el fuego para purificación, pues así sea. El disolver en agua es un ritual “simbólico” de transmutación; el agua es un conductor de energía y estás haciendo esto amorosamente con tus manos. Visualiza tus manos como si fuesen las Manos de Dios… hazlo suave, con amor.  Si no vives cerca del mar, puedes ir a un río para que visualices la corriente como el canal que fluye de vuelta a la Divinidad, pero recomiendo fuertemente que se haga en la naturaleza y no en el hogar. Observa tu cuerpo y tu Energía continuamente; si hay algo que no te da paz, detente. No es el momento aún pues tal vez aun falta algo por aprender, perdonar o sanar. Si sientes paz y gratitud, adelante. 

En el agua, permite que el papel se deshaga suavemente, con paciencia y bondad. Puedes repetir las palabras del Ho’oponopono en el proceso: LO SIENTO – POR FAVOR PERDÓNAME – TE AMO – GRACIAS. Visualiza como devuelves esta Energía Llama Gemela a la Fuente y pide al Arcángel San Miguel que te asista en cortar los lazos energéticos que los unen. Cierra con una bendición de Gratitud, tanto para ti como para todas las Llamas del planeta. Entrega en amor tu Llama Gemela en las manos Divinas y suelta. Puedes completar enviando una carta de Gratitud o de Perdón a tu Llama si es que sientes hacerlo sin que parezca una acción de manipulación. Debe ser un cierre en el plano energético y físico sin esperar nada a cambio. No hay mas Facebook, o llamadas o mensajes. Soltar es soltar. Si le pides algo al Universo y tus acciones contradicen porque sigues “conectado/a” pues no puede haber manifestación porque las intenciones no concuerdan vibracionalmente. No tiene que ser hecho todo al instante, fluye con auto compasión.. Esto es una pérdida. Aun cuando el ritual nos de paz, debemos reconocer el proceso de duelo y darnos espacio para sanar… Después de todo, es tu amor de muchos, muchos eones…

CONCLUSIÓN

Gracias a mi encuentro con mi Llama Gemela, hoy puedo escribir esto para todos ustedes y eso es un gran regalo, por esto, también le estoy infinitamente agradecida. Así se lo dejé saber cuándo me compartió que se había casado y que estaba feliz. Comprendí que al soltarlo de mi Energía, el fue libre para tomar la decisión de casarse, ya que ocurrió a pocos meses después de yo haber completado el ritual; eso es amor, dejar libre.  Le di las gracias por ser mi Maestro y se despidió besando mi mano: final feliz. Todos los finales son felices; sino es feliz no se ha acabado. Técnicamente, en 5ta Dimensión, donde vivimos en la eterna vibración del Amor no habrá finales. Sin embargo, tu Llama es libre para escoger si desea ascender o no y tú eres libre de recibir el “Reino” o quedarte esperando a ver que hace tu Llama.

Libertad es la palabra clave.

El amor por tu Llama Gemela no puede ser más grande que tu amor por la Divinidad (que a la vez eres tú mismo/a)  y tu amor por la Divinidad, en este plano, se demuestra cuando te entregas a su voluntad y te haces su canal de amor en esta Tierra. No hay absolutos aquí, así que nada quita que algún día mi Llama Gemela regrese. Sin embargo, si estoy en alta vibración y en cumplimiento de mi propósito, confío en que la Ley de Vibración cumplirá con su propósito y traerá a mí a mi LLAMA DIVINA: alguien que genuinamente vibre con la Fuente porque ese es el deseo de mi corazón. El amor en 5ta dimensión se manifiesta de muchas maneras, así que Llama o no Llama, hay amor de sobra. Solo hay escasez si aún estás en la consciencia del Ego y eso lo sabrás por la cantidad de felicidad o dolor que estés recibiendo de esta experiencia.

Ama, vive y discierne que es lo que realmente te hace feliz; vinimos a este planeta a ser felices. Si lo aceptas y lo vives o no, pues, esa es tu decisión. Te deseo todo el amor en esta encomienda y continuo afirmando la Unión de las Llamas Gemelas y las Divinas. Esta es la Unificación Total de los Dioses: esta es la 5ta dimensión.  Si deseas apoyo de Coaching en tu proceso de transmutación y/o sanación Energetica, puedes conectar a través de mi página www.coachdianiluz.com. Estamos aquí para vibrar en Amor… 

Les amo, Dianiluz






martes, 6 de junio de 2017

LA NOCHE OSCURA DEL EGO


“Para escribir sobre la noche oscura,
primero hay que salir de ella.
Hace falta LUZ para escribir…”
Los Guías

Hace unas semanas escuché en un documental, que no hay tal cosa como la noche oscura del alma; es la noche oscura del EGO. Eso me hizo todo el sentido del mundo. Debo confesar que en el espacio del alma, que es el espejo de lo Divino, no hay oscuridad alguna. Es en el espacio de la dualidad humana, regida por la Leyes de Polaridad y Ritmo, en el cual existe esta experiencia. El alma no tiene polos; no se oscurece. Nuestros procesos pueden alejarnos y provocar ese sentimiento de “abandono” que caracteriza la experiencia. Sin embargo, es menester reconocer que todo es una ilusión. El Ego jugando a que no somos amados, a que hay que apegarse a lo que conocemos; el Ego jugando a “si no juegas por mis reglas mueres”  y el alma certera, nos recuerda con callada sutileza, de que su única Verdad absoluta es la Eternidad. Nuestra naturaleza  es la Luz, y cuando se oscurece el entorno, es porque es tiempo de mirar la Luz interna…

Uno de mis primeros libros sobre espiritualidad llegó gracias a Frank O. Wisdom of the Mystic Masters de Joseph J. Weed, es una guía impresionante para el conocimiento práctico de la Energía. Fue por este libro que aprendí que nuestra energía opera en término de ciclos: el ciclo personal y el ciclo del año. El año despunta en enero con una energía pico de creación y nuevos comienzos y fluctúa hasta llegar, finalmente a su punto más bajo o de cierre, en el mes de diciembre.

En nuestro ciclo personal, el año comienza, obviamente, con nuestro cumpleaños y luego del recorrido natural, desciende la energía unas 4 – 6 semanas antes de la fecha de nacimiento. Es natural, sentir algo de letargo, pesadez y hasta un poco de tristeza en esas semanas previas a comenzar el nuevo ciclo. No es tiempo de comenzar nada nuevo o luchar con el fluir de la energía de desenlace. Es tiempo de meditar y mirar cómo fue nuestro año y que cosas deseamos crear en el próximo. No se acciona hasta tanto no haya pasado la fecha de cumpleaños.  Es posible que también, hayan algunos cierres o despedidas; esto es normal. No luchar con el proceso es la forma más sabia de fluir y permitir que el ciclo cumpla su curso.

Cuando un cierre se conecta con una “noche oscura” porque es un cierre mayor o incluso, hay una muerte “simbólica” porque estamos atravesado un gran cambio, puede generarse un sentimiento profundo de vacío. Es por esto que la persona se siente como si “hubiese perdido el alma”. Pero no es el alma; es el ego que está perdiendo poder. Cuando nuestros cambios comienzan a generar un aumento o expansión en consciencia, la vieja vida quiere agarrarse desesperadamente a lo que conoce. Esto comienza a mermar, cuando ya no tenemos apegos y podemos soltar sin miramiento alguno aquello que ya ha cumplido su propósito y hay que ya, dejar ir.

Una noche oscura del Ego nos apaga y es precisamente porque entramos en la preparación para una nueva etapa. Físicamente se puede sentir un gran cansancio, incluso, el sentimiento de “separación” puede provocar que sintamos algo de depresión. Los místicos en la antigüedad le llamaban la depresión “mística”. Puede generar sentimientos de coraje, tristeza y hasta llevarnos al aislamiento. Los pensamientos no permiten que haya creación (no hay luz para crear, está “oscuro”). El teléfono no suena o suena poco, los negocios no se mueven y no se solucionan los problemas: en fin, es una gran pausa.

¿Qué hacer? Pues podemos escribir sobre nuestros sentimientos. Si necesitas hacer algo físico, la acción es limpiar, botar o reciclar lo que ya no te hace falta. Puedes dormir y descansar. Evaluar qué de nuestra vida funciona y qué es necesario soltar o transformar. No es momento para accionar; solo observar y permitir que la luz vaya regresando poco a poco, hasta que el ciclo se haya cumplido. La Ley de Ritmo funciona como un péndulo;  hay momentos en que el ciclo nos lleva a la altura y hay momentos en que nos lleva al fondo. Si conocemos la naturaleza intrínseca de las leyes y el ritmo, entonces es más fácil tranquilizarnos, reconociendo que es solo un período que está cumpliendo su función y no está aquí para quedarse. Abrazar esa oscuridad acelera su salida. Llorar, desahogarnos y permitirnos la pausa hace que el proceso fluya más rápido, y ¡por Dios! ¿quién, que adore la Luz, desea estar en oscuridad?? NADIE.

Así que, reconoce que la vida es luz y sombra, en tanto estemos en el plano de la dualidad o en el plano físico. Si entiendes estos períodos, será más fácil reconocerlos y dejar que pasen sin dejar mayores huellas. Ama tu luz y ama tu oscuridad. Si la cosa se vuelve demasiado densa, entiéndase, enfermedad o pensamientos suicidas pasan a formar parte de la experiencia, entonces hay que pedir ayuda profesional. Aprende a fluir con los ciclos y cuando el Ego quiera oscurecer todo tu entorno, pues ahí llega la enseñanza mayor: muéstrale a tu Ego que TÚ ERES LA LUZ.