domingo, 20 de mayo de 2018

¡AMARLOS A TODOS ESTÁ CAB%$@*&!



Ser Ángel de la Guarda no es nada fácil.
Pero ser Anacreonte,
el  Ángel de la Guarda de Azucena,
realmente está cabrón.”

Laura Esquivel
La Ley del Amor

“Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”

Hay prójimos que adoro. Hay prójimos que amo. Hay prójimos que quiero. Hay prójimos que respeto. Hay prójimos que me aprietan botones. Gracias a Dios, aunque no siento en este momento que amo a todos los prójimos, no odio a nadie. Donald Trump me cae bien. Me molestan más los oscuritos disfrazados de Luz, que los Donald Trump de la vida. Amar a todo el mundo está cabrón, pero lo importante es entender que amar para adentro y amar afuera es una acción de la Ley de Correspondencia y que todas las Leyes se someten a la gran Ley: LA LEY DEL AMOR.

Por lo tanto, la gran pregunta es: ¿Cómo hago para amar a todo el mundo?

¡Excelente pregunta! Comencemos por entender la naturaleza de las relaciones.

Hubiese dado cualquier cosa para que, cuando llegué al planeta Tierra, al menos me hubiesen hablado de reencarnación. Me tardé 32 años en enterarme que ya yo había estado aquí antes. Más aún, sigo día a día aprendiendo porqué todas estas almas a mi alrededor, en especial aquéllas con las que comparto una
estrecha relación, están aquí de nuevo conmigo. 

Hay que saldar las deudas kármicas; la deuda hay que pagarla. Eso es una razón. La otra es que la forma más rápida para nuestra alma sanar nuestros viejos patrones kármicos y evolucionar, es a través de las relaciones. Otra, la más que me gusta, es que tenemos almas que nos aman tanto, que se encarnan con nosotros para cuidarnos. En mi caso, mi hija es la más importante de estas almas en este momento; mi Madrina Miriam fue otra.


“¡Sí, gracias Coach! Pero… ¿cómo le hago para amar a TODO EL MUNDO?”

Bueno, yo honestamente no sé. Aún estoy trabajando en eso. Soy un “work in progress”, pero voy a proponer algo: ¿Qué tal si vamos paso a paso y ascendemos a ese lugar en el que está el amor PERFECTO? Si nos funciona, pues, sólo expandimos desde ahí. Voy a proponer que mires estas 5 características del amor y observes si la puedes aplicar a tus relaciones. Es como encontrar la talla perfecta del Amor para la relación que sea que deseas sanar o expandir. ¡DALE, VAMO’ A TRATAR DE AMAR A TODO EL MUNDO!! ¡VAMO’ARRIBA!!!

1)    TOLERANCIA – Este el amor que debemos tener para los que realmente nos aprietan los botones, que por lo regular es por una de dos cosas: o son el espejo de un aspecto oscuro de nuestro ser o simplemente sus valores nada tienen que ver con los nuestros. La herramienta para manejarlos podría ser el silencio. Permitirle al Ego entrar en garatas que a nada llevan, nos aleja del Amor Perfecto.

2)    RESPETO – Este es el tipo de amor que usamos para las personas que son de diferentes a nosotros (por edad, raza, preferencia sexual, etc.). Parte de la armonía del Planeta requiere DIVERSIDAD. Aquí la herramienta es encontrar algo positivo en cada ser, pues el Amor va tomando fuerza y nos lleva naturalmente al próximo paso.

3)  COMPASIÓN – Todos los seres para evolucionar deben pasar por experiencias, en algunos casos, las mismas son extremadamente dolorosas. Amar con compasión significa que respeto el proceso de esa persona y su alma y no trato de interferir con ella. La Compasión nos inspira a orar, donar, colaborar, en fin, nos eleva a virtudes muy bonitas del alma y por lo regular, es el Amor que practicamos con personas que no conocemos o conocemos poco.

4)   PERDÓN – Ya vamos entrando en la energía del Amor Perfecto que practicamos con nuestras almas kármicas, gemelas, afines o nuestra Llama Gemela. El Perdón es un acto de liberación total. Vibra en una alta escala del Amor porque cuando perdonamos, es porque hemos enfrentado el dolor y hemos hecho la paz con nuestras situaciones; lo mismo actuales o de otras vidas. El Perdón honra la deuda y nos ayuda a saldarla, porque estamos dispuestos a aceptar, que ya haya sido en esta o en una vida anterior, cometimos una falta que causó dolor y esta nos llega devuelta por la Ley de Causa y Efecto. Reconocemos nuestra responsabilidad y tras perdonar, liberamos la carga energética e incluso, podría servir de puente hacia el Amor Perfecto.

5)     AMOR PERFECTO – Esta es la vibración del Amor que nos permite ser un canal de la Divinidad para los demás. Tanto para las personas que amamos en nuestro entorno como las que apoyamos a través de haber sanado todo nuestro pasado para abrirnos al cumplimiento de nuestro propósito de vida. El Amor Perfecto es el amor de que habla 1era de Corintios 13. Este Amor es benévolo, poderoso, paciente, en desapego (no procura controlar a nadie), está Presente y sobre todo, es lo que al fin recibimos por acción de la Ley de Atracción, luego de haber practicado todos los amores anteriores.

Si para Anacreonte es retante amar a Azucena, imagina lo retante que es para nosotros amar a todo el mundo. Sin embargo, esa es la meta, esa es la intención, ese es el mundo ideal. Hacia allá vamos, día a día y paso a paso. Estas formas de Amor te pueden ayudar a validar tu deseo de amar a todas las personas y nos invitan a ser flexibles a la hora de entender el proceso de cómo la Ley del Amor se cumple en y a través de nosotros.

Al final del día, lo que quiere Anacreonte que Azucena recuerde es que la Ley del Amor es ella misma. Somos una extensión de esa Energía y la misma no se crea ni se destruye… solo toma muchas formas. Amate a ti mismo con todas ellas y luego, practícalas con los demás. Así de fácil; sencillito.



lunes, 16 de abril de 2018

RECIBIENDO EL REINTEGRO PERFECTO


“Traed todos los diezmos al alfolí y
haya alimento en mi casa;
y probadme ahora en esto,
dice Jehová de los ejércitos,
si no os abriré las ventanas de los cielos,
y derramaré sobre vosotros
bendición hasta que sobreabunde.
Malaquías 3:10

¡Coño! Estoy harta del asunto del dinero. Párale ya, BÁJALE DIEZ!” Dios y yo tenemos un enamoramiento perenne, pero como todo en la dualidad, hay veces que ante los retos, se pierde la tabla…

Ese tiene que haber sido el reclamo en algún momento. No suena muy espiritual; si lo sé, pero yo amo mi vulnerabilidad humana, tanto como mi perfecta Divinidad. Sé que así nos hemos sentido muchos ante los retos financieros: humanamente vulnerables. El tema financiero era como un Karma y es que, en efecto, los retos nos apuntan hacia aquello dónde no estamos usando efectivamente las Leyes Universales a nuestro favor. Siempre sentía que tenía la provisión que necesitaba, pero algo no permitía que hubiese abundancia. El dinero fue parte de las causas de mi divorcio. Siempre ha sido un “issue” con mis padres y todo esto es muy comprensible: necesitamos dinero para vivir. En nuestra sociedad, el dinero es una necesidad básica como el agua, la comida y el techo…

…y el dinero también es uno de los grandes tabúes de los seres humanos.

Luego de dejar mi trabajo como directora para accionar mi misión como sanadora, mis finanzas colapsaron catastróficamente. Sin embargo, siempre afirmaba que estaba en la nómina del Universo y que todo sería provisto.

Mi experiencia fue fenomenal. Aún frente a los grandes retos, siempre pude sostenerme a mí y a mi hija. Fue en esta época que comencé a entender cómo, quién único obstaculiza el fluir de la abundancia del Universo para mi soy yo y punto. No hay otra razón excepto YO. Yo y solamente YO, soy 100% responsable de generar mi abundancia o mi escasez.

Por supuesto, esto no era una situación CONSCIENTE y eso es lo que es importante compartir cuando le hablo a la gente de ABUNDANCIA Y PROSPERIDAD. Mi misión es traer a la Luz los obstáculos subconscientes para profundamente estimular cambios permanentes en todas las áreas de nuestra vida.

Hay talleres de estos temas en Internet que ni botándolos, pero ¿qué nos detiene de accionar? Por lo regular es no escuchar esa vocecita interna que te dice: “eso es para ti”. No accionar cuando ves que cada vez que abres Facebook, te sale lo mismo de frente.  ¡Queremos más dinero pero no accionamos! ¡Nuestras benditas contradicciones! ¡Escribí sobre el diezmo en mi libro en el 2014 y no comencé a hacerlo hasta el 2018! ¡Créeme: te entiendo solidariamente!

Hemos escuchado de gurus que tienen grandes fórmulas y de gente que han logrado transcender a tener millones con todas la herramientas compartidas, sin embargo, tu aliado o peor enemigo, siguen siendo tu Mente, tus creencias y tus actitudes. Aquí es donde siento que mi trabajo es diferente. Mi labor es compartir mi experiencia desde la honestidad y vulnerabilidad para servirte de espejo, porque la gran mayoría de los maestros que conozco prefieren compartirte solo la teoría para protegerse. Ese no es mi estilo; mi Maestro Jesús se dio por completo. Pues, mi interés es modelar sus acciones, incluyendo el multiplicar panes y peces. Nuestras experiencias componen nuestro aprendizaje, así que compartir mis experiencias es parte de mi práctica de expandir el Amor.

Pues entre muchas cosas que debemos re-aprender para vivir en abundancia, la primera lección fue el recibir, y la segunda, la valentía. ¿La valentía? ¡Sí, por supuesto! ¡Para lograr transcender lo que nos limita debemos ser muy valientes! A veces hay que tener la valentía de renunciar a un trabajo que te deshonra, y en baja vibración no puedes atraer mejores oportunidades. A veces, hay que tener la valentía de decir: “Necesito ayuda.” En otras ocasiones, es simplemente la valentía de lanzar al zafacón las ideas que ya no te sirven para nada.

Cuando se habla de accionar el Diezmo, a muchas personas se les presionan todos los botones. Esto ocurre, en especial, con las personas cuya experiencia religiosa en el pasado fue particularmente castrante y de intensos controles mentales y espirituales a traves de la culpa. “Dios no necesita mi dinero,” ripostó una amiga el otro día, cuando le compartí cómo la práctica del Diezmo había multiplicado mágicamente mis ingresos. Para estas personas, Dios aún no es un TODO, por lo tanto, no entienden que cuando se entrega una ofrenda o Diezmo, a quien sea, se le está entregando a la ENERGÍA y todo, incluyendo nuestras cuentas de banco, esta constituido por ENERGÍA. Activando la Ley Universal de Causa y Efecto, a través de la acción de Diezmar desde el Amor, se genera un inmediato y abundante REINTEGRO, que por ser Divino, no llega solo una vez al año: se convierte en la Presencia Divina en forma de finanzas continuamente prósperas en tu vida.

La autora del libro “The Four Spiritual Laws of Prosperity”, Edwene Gaines, nos comparte en su escrito cómo peleó con el concepto del Diezmo hasta que finalmente entendió el versículo de Malaquías: ¡Dios le dijo que lo pusiera a
prueba (a él, no al Diezmo)!! Así lo hizo, y los resultados no se hicieron esperar. Sin embargo, la práctica del Diezmo, que es solo una de las herramientas en relación a las Leyes de la Prosperidad, establece como lo más importante, que debe pagarse antes que todo lo demás. Diezmar es un acto de Fe: es precisamente por eso que requiere una increíble valentía.

La Abundancia y la Prosperidad son ENERGÍAS; tú te alineas y vibras con ellas removiendo las múltiples distorsiones de tu pensamiento. Llegó el momento de activar tu deseo de vibrar en ABUNDANCIA. Además de invitarte a mi próximo taller sobre “La Ley de la Prosperidad”, por aquí te ofrezco una hermosa afirmación que es parte de mi práctica de abundancia. Ser ricos, prósperos y abundantes es nuestro derecho Divino.   

Recibamos nuestra abundancia con gratitud.


  
TRATAMIENTO PARA LA PROSPERIDAD


El Universo es infinito y rico. Toda la naturaleza refleja la abundancia de la vida. Siendo yo parte de la naturaleza, viviendo en Unidad con el TODO, estoy inmerso en la riqueza que es DIOS.
Es la única posibilidad; la riqueza está en todas partes.

Todas las ideas de limitación están fuera de alineación con la infinita y sobre abundante
riqueza del Universo. Hoy me alineo con mi naturaleza Divina.
Escojo aceptar mi herencia Divina.
Estoy dispuesto/a a ser rico/a, maravilloso/a y siempre soy poderosamente provisto y cuidado.

Gracias Divina Provisión, por todas las riquezas en mí y alrededor de mí.
Utilizo todo en la dirección de la Sabiduría y el Amor.
Suelto esta intención al Universo sabiendo que es para el mayor Bien mío y y de los demás.

¡HECHO ESTÁ!
Fuente: Central Florida Center for Spiritual Living (Traduccion: Dianiluz Cora) 









jueves, 18 de enero de 2018

UN DISCURSO PARA OPRAH

La primera y única vez que hice el amor con un hombre y terminé con mis senos llenos de moretones, no me pregunté por qué ese hombre me había hecho eso. Pregunté, haciéndome 100% responsable de la vida que me creo: ¿Cómo yo atraje esto a mi experiencia? Bueno, la respuesta no se hizo esperar. Resulta que para ese tiempo yo veía una serie policiaca en la que en cada episodio se mataba o violaba a una víctima. Aprendí con las enseñanzas de Abraham y el Vortex que, todo aquello a lo que le prestas tu atención por más de 17 segundos se convierte en un COMANDO, UNA ORDEN al Universo de que eso que estas disfrutando lo quieres porque te gusta. Dicho esto, les pregunto a las personas (hombres y mujeres por igual) que se sienten abusados y maltratados: ¿Cuántas novelas y dramas de violencia ves al día?  ¿Cantas las canciones de “El me mintió” y “Ese hombre es malo” y bailas y cantas esas afirmaciones con alegría? ¿Proyectas tus inseguridades personales pensando continuamente que tu pareja te engaña y cuando pasa, porque TU LO CREASTE, dices “¡Yo lo sabía!”? Miremos desde la compasión, ese espejo que llamamos las relaciones…

Por favor, y que quede claro, que bajo ninguna circunstancia trato de justificar la maldad en este planeta. Es solo que estoy de acuerdo con que “ojo por ojo” dejará al planeta ciego. La maldad existe; solo que no tiene o testosterona o progesterona. No es una energía física u hormonal. La maldad, como opuesto de la bondad, es una desconexión de la Fuente Divina y por la acción de la Ley de Vibración, atrae hacia sí lo que vibra igual o, en ciertas ocasiones, la vibración del miedo es lo que atrae al atacante.  Lo que considero inconcebible es que sigamos en el “sonsonete” perenne de que los hombres son malos y las mujeres sus víctimas, desde la plataforma de que no tenemos forma de superar ese viejo y absurdo paradigma. La única vez en esta vida que estuve más cerca de ser violada fue por un primo y no hubo violencia alguna. Sí hubo una voz BIEN CLARA que me susurró al oído: “NO VAYAS CON ÉL”. A mis tiernos veintitantos años no entendía que esa voz era MI INTUICIÓN protegiéndome. Así que, ¿era el primo degenerado responsable de mi situación o yo soy responsable por no haber sido proactiva, y al escuchar mi guía, desistir del paseo?

LOS SERES HUMANOS CREAMOS NUESTRA REALIDAD CON LA ACTIVIDAD DE NUESTRO PENSAMIENTO.

Tengo que reconocer que el área de más crecimiento para los seres humanos, no es el área profesional. Los seres humanos nos crecemos en nuestra interacción con los seres humanos. Al escuchar los discursos sobre la igualdad que exalta a unos y ofende a otros, pienso en los hombres que me traicionaron. La gran pregunta es: ¿Y yo, no he traicionado a nadie? ¿Yo soy tan santa en mi andar que nunca he herido a alguien? ¿A Jesús, lo traicionó su pareja? ¡Por Dios! ¡Basta con la cosa de los hombres y las mujeres!!! Vinimos al planeta a aprender amor y ¿adivina a que más? Vinimos a pagar deudas…

Hay situaciones que son inconcebibles, como los abusos contra los niños y aún así, debemos entender, que el marco de referencia Cósmico expande más allá del aprendizaje de nuestras vidas en este plano. Cada situación pasada que no se sana, se sigue transmitiendo vía energía o DNA, hasta que al fin alguien se levanta y detiene el círculo vicioso de la culpa, la violencia y el juego del Ego de hacer a todos allá afuera responsables de mi realidad. Alguien se levanta y sana sus heridas, perdona y comparte su historia y la rueda Kármica cambia su rumbo y velocidad. La fuerza que emana de la vulnerabilidad honesta y compasiva, es un agente de cambio poderoso que está accesible para cada ser que desea compartir su historia para sanar y no para echarle al mundo en la cara su “buche de sangre”, que es Ego culpando a otros por lo que te creaste y que aún deseas hacer responsables a otros.

Hay muchos hombres que me han herido en esta vida. Mi número de vida es 9 y ese número marca la vida en la que finalmente vienes a aprender las lecciones del AMOR. ¿Y qué me han enseñado todos estos magníficos maestros, sobre todo el último, que era el más espiritual de todos y me abandonó en medio de la catástrofe natural más grande de mi país?

APRENDÍ QUE EL AMOR DE MI VIDA SOY YO. YO SOY.  ¡¡GRACIAS!!

Si cada uno de estos maestros pasa por mi vida y yo no aprendo, no hago mi trabajo de sanación (desde el huracán María para acá trabajé con mi Coach y tres sanadores diferentes) y no perdono, me siguen repitiendo la lección. ¿Y por qué debo hacer a mis maestros responsables por lo que yo me he negado a hacer? Ah, bueno, el Ego quiere que la “garata” entre los hombres y las mujeres continúe… ¿Y por qué? Pues sencillo: porque la séptima Ley Universal, Ley de Generación, establece el balance del masculino y el femenino para la cocreación
de lo nuevo.  Para crear el mundo de Amor en el que todos queremos vivir, hay que amarse uno mismo y después al prójimo que te mandaron para recordarte  la importancia de establecer límites saludables en nuestras relaciones y abandonar las relaciones de maltrato, no a la décima señal de peligro, PERO A LA PRIMERA (a todos la vocesita nos alerta… y la gran mayoría de nosotros escoge no escuchar…). Perdonar no es sinónimo de reconciliar; PERDONAR es pausar para entender la experiencia, soltar el dolor y entrar en la PAZ. Perdonar es saldar la deuda KARMICA y cerrar ya esa cuenta de una vez y por todas.. 

¿Qué hacer? ¿Cuáles son los discursos que quiero ver manifestados en mi mundo? Bueno, creo que sería algo como esto:

“Hoy quiero hacer una pausa para honrar la grandeza de los hombres y mujeres del mundo que con sus relaciones disfuncionales me han mostrado como yo NO quiero ser. Gracias. Quiero honrar la valentía de los hombres y mujeres que han sido violados, maltratados y abusados, tanto por sus familiares como por sus parejas o por el sistema y han tenido la determinación de asumir con voluntad férrea las riendas de su sanación, sanando así al mundo por Ley de Correspondencia. Quiero reconocer el valor del encuentro con mis seres con quienes tengo deudas Kármicas y perdirles me perdonen si en esta vida, genuinamente no logré sanar lo que debíamos sanar. Mi mayor deseo era que eso ocurriera; sin embargo, si la relación se volvió tóxica y/o maltratante, debo proseguir a los espacios de Luz para poder enviarte desde allí lo que necesites para sanar o al menos, vivir feliz. Gracias a cada ser que asumió el rol del “malo o mala de la película” en mi vida, para que la Héroe en mí pudiese superar a la Víctima y desde esa experiencia de empoderamiento poder escribir estas letras. Finalmente, y usando la técnica hawaiana de Ho´oponopono, me perdono por todo el dolor de los hombres y las mujeres del mundo. Las mujeres han crecido mucho y se han superado grandemente… Confío en que el Amor despierte contundente y todos esos hermosos seres masculinos que aún no han descubierto su grandeza, sanen y re emerjan desde la convicción de que todos somos seres DIVINOS Y PERFECTOS, que es nuestra herencia Divina.”

Por ahí, más o menos, iría mi discurso…

Gregg estaba sentado en el banco de la parada de guagua en un día en el que la temperatura bajaría grandemente. Le ofrecí de mi china mandarina; el rehusó y muy amablemente, me ofreció de su vodka. Yo rehusé. Escuché compasivamente su historia y al final pregunté: “¿Gregg, tú te quieres sanar?” y de inmediato que contó que su jefe lo envió a un programa de rehabilitación. “No. No pregunté si quieres dejar de beber. Pregunté si quieres sanar el dolor que te hace beber.” Gregg respondió que sí. Pedí permiso para poner mi mano en su espalda, Chakra del Corazón, y acto seguido pregunté: “¿A quién tienes que perdonar? ¿A quién tienes que perdonar por todo este dolor?” Gregg bajó su cabeza y con la ayuda del Arcángel Rafael, comencé a mover aquel dolor del corazón de ese hombre, mientras, el seguía en silencio…  “Gregg, who do you need to FORGIVE!?” “I need to FORGIVE MYSELF”, fueron sus palabras. Su respuesta, aunque casi inaudible, resonó como un gran estruendo en un día de sol. Yo no me había perdonado a mi misma por haber amado y confiado en un hombre que me dijo que me amaba aunque al final demostrara lo contrario. Sollocé con Gregg. Entendí porqué había perdido la guagua ese día para encontrármelo en mi camino. Entendí que era lo que me faltaba sanar.. Entendí tantas cosas. La guagua llegó mientras le recordaba a Gregg su poder y el sonrío y me dio las gracias con unas bellas palabras.

Los Maestros están aquí. La gran pregunta es:
¿Ya estamos listos para sanar, perdonar, balancear y evolucionar?

Mi respuesta es: “¡ESTAMOS LISTOS!”