martes, 24 de diciembre de 2013

¡FELIZ DIVINIDAD!!!!


Escribo el título y le pregunto: “¿Por dónde quieres que comience a narrar nuestra historia de amor?  Una lágrima se desliza suave… me recuerda todas las otras que compartimos juntos… La paz de mi ser es nuestra unidad y la certeza de que me llevas de la mano me recuerda tu amor…
Divino Amor…

¿Por dónde empieza nuestra historia?  La respuesta es silencio porque no hay principio ni final; la eternidad no se mide así.  No empezamos nunca y jamás habrá final.  Sin embargo, quiero escribir de nuestros momentos.  Contémosle a todos de las veces en que te vuelves arcoíris para mí o me cantas una canción en mi balcón con la voz de una reinita...  Permíteme compartir las veces que me susurras ideas y consuelo al oído.  Dame la oportunidad de decirles que tú y yo co creamos universos, grandes y pequeños y que cuando tengo mucho miedo, siempre llegas y me abrazas y me recuerdas, con un “sana curita” de luz, que todo, todo, está perfectamente bien. 
 
Quiero contarles de cuando te luces y me regalas espectaculares sincronías, visiones y milagros; de cuando respondes mis oraciones al momento y me “dices” con una risita medio burlona:  “Estás en el Vortex…”.  Déjame comentar de las veces que me hablas con la voz de los que me aman;  de cómo me abrazas con los brazos de gente extraña a la que ayudo a sanar y de cómo luego me ponen tu amor en las manos como los reyes pusieron oro, mirra e incienso en los pies del niño…
Permíteme el privilegio de confesar que eres la musa de mis más bellos poemas y el color azul de los ojos de mi amado que se confunden con ese océano en el que tú y yo por siempre hemos sido UNO.  Quiero que todos sepan que te amo tanto que no temo jamás decir que yo soy tú y tú eres yo, aún cuando los que temen me apedreen con sus miradas.  Ya muchas veces he muerto por ti y sé que felizmente moriré mil veces más hasta que al fin, entienda por completo eso que se llama AMOR y entonces nuestra eternidad tendrá un solo nombre:  DIANIDIOS.
Gracias por nuestro romance eterno…  Dame el privilegio de seguir siendo tú para quien lo necesite, te ruego me lo permitas.  Déjame contarles, por favor, para que la nuestra sea la más bella historia de amor:  mía y de todos, y que el AMOR se convierta en nuestra única y más feliz verdad…  ¡FELIZ, FELIZ, FELIZ DIVINIDAD!!!!!
 

lunes, 18 de noviembre de 2013

CUANDO LAS FAMILIAS AMAN "RARO"


Recientemente tuve la oportunidad extraordinaria de escuchar a una reconocida Coach de Vida y escritora compartir sabiduría en una divina charla sobre cómo evitar el sufrimiento.   Aprendí sobre lo que son las aversiones y las ignorancias, que según la filosofía Budista, son causantes de gran parte del sufrimiento de los seres humanos.   La Coach confesó públicamente que podría casi con toda certeza asegurar que ninguno de sus hermanos ha leído alguno de sus libros.   Acto seguido compartía, que según ella, la gran mayoría de las familias en Puerto Rico podrían ser catalogadas como “disfuncionales”.   Inevitablemente, la invitación a mirar a los míos llegó a la puerta….

Sin embargo el bienestar no se manifestó hasta que escuché a una reconocida escritora y catedrática de nuestro país confesar públicamente, que es hija de un pastor de una denominación particular y que aún con lo reconocida y galardonada que ha sido su fructífera carrera como escritora, su padre se refiere a ella como “la hija del diablo”.    Esto me llegó al alma.  Ciertamente, aunque lo compartía con toda la naturalidad del mundo, y porque lo dijo en público me aventuro a compartirlo con ustedes, yo podía sentir su dolor.  Ningún hijo viene al mundo para ser rechazado, ignorado o maltratado.  ¡Ninguno!  Sin importar la edad que tenga, todos los hijos e hijas del mundo vienen para ser amados, protegidos, apreciados y reconocidos por sus logros.  

Confieso que el escuchar estas dos confidencias me conmovió.  Hay que ser muy valiente en esta vida para admitir que vivimos situaciones como estas, pero de estas confesiones, aprendemos todos.  Al momento, pude ver mis propias situaciones de reto familiar, y como es mi costumbre, mirarme hacia adentro para aceptar la responsabilidad de la realidad que estoy manifestando afuera.  Al reflexionar, primero reconozco que mi familia me ofrece un magnífico espacio de crecimiento espiritual, y segundo, logré entender, que al ver lo que otros han vivido, mi familia, que en ocasiones he catalogado como “LA MAS DISFUNCIONAL DE TODAS”, realmente es una bendición.  Por supuesto, los míos no leen mis reflexiones, sin embargo, me han apoyado en mis talleres. Para mi, eso vale mucho.  Reconozco que he sido avalada por padres, que aunque en ocasiones no han entendido mis pasiones e inquietudes, han hecho lo mejor que han podido para apoyarme.  Sus sabotajes a mis sueños no son falta de amor hacia mí; es la proyección de sus propios miedos en su deseo profundo de que mi vida sea infinitamente mejor que la que ellos vivieron.   Escojo en mi libertad, no tomar nada personal y ver nuestros procesos de vida como procesos del alma.

La pregunta entonces sería: ¿Y cómo manejamos a una familia que ama “raro”?  Lo primero es movernos a la gratitud reconociendo y agradeciendo las cosas que sí hacen bien.   Por ejemplo, un progenitor con una condición de alcoholismo que está en la casa, al menos está presente, versus el progenitor que abandonó a los suyos.  El ejercicio de la gratitud no cura necesariamente el alcoholismo, sin embargo, redirige la energía lejos del juicio y el miedo hacia el bienestar.   Aclaro que no avalo mantener situaciones destructivas en nuestras familias.  Sin embargo, mientras más nos quejamos, criticamos y atacamos, más perpetuamos la situación.  El ejercicio del reconocimiento desde la gratitud es precisamente para no seguir siendo parte de lo que no funciona.  Cuando apreciamos, podemos quizás reconocer que los ejemplos negativos, si no se imitan, nos llevan a ser mejores seres humanos.  Este reenmarque positivo contribuye al bienestar.  Por otro lado, si la disfunción del hogar es tan extrema que provoca serios daños físicos, mentales, emocionales y/o espirituales es importante buscar ayuda profesional.  Hay que tener la valentía que tuvieron estas dos mujeres que ví exponiendo su situación familiar y, luego de reconocer, pedir ayuda. 

¿Cómo sabemos si nuestra familia es funcional o no?  Un buen comienzo es observar cómo nos sentimos cuando estamos junto a ellos.   ¿Sentimos paz, alegría, tranquilidad?  Entonces esto es un buen indicador.  Si se acercan las fiestas de Navidad y el solo pensamiento de tener que estar cerca de los suyos te causa ansiedad, tristeza o enojo, entonces hay que comenzar a tomar acción.  Otra forma de reconocimiento es ver la vida que nos hemos creado.  El entorno familiar ofreció el primer modelo de cómo crear una vida para sí.  Si tu vida rebosa en salud, relaciones amorosas, amistades, libertad financiera, reconocimiento de logros y disfrute en general, eso es un gran indicador de que tu familia ofreció un modelaje adecuado.  Si por el contrario, sientes que aún cuando luchas grandemente por manifestar prosperidad, abundancia, salud y bienestar en general, estas parecen evadirte, entonces, además de observar las creencias personales, es recomendable buscar adentro un proceso de sabotaje subconsciente.  ¿Alguna vez escuchaste en tu casa cosas tales como: “Tu no sirves para nada” , “Tu eres malo/a”, “Ay, mira cállate la boca.  A nadie le interesa tu opinión”?   Si  premisas como estas aún no han sido reconocidas o sanadas, las mismas continuarán saboteando tu vida feliz desde el espacio del subconsciente. 

La invitación es a que en esta Navidad te regales amor propio.  Evalúa, reconoce y acepta, si es que te sientes identificado/a con algo en esta reflexión.  Perdona a tus padres, hermanos/as, hijos/as y parejas.  Hacen lo mejor que pueden.  Recuerda que PERDÓN y RECONCILIACIÓN son cosas diferentes.  Para reconciliar es necesario negociar nuevos acuerdos.  Finalmente, deja ir a quien no esté dispuesto a tratarte con el amor y respeto que te mereces.  Cuando estas personas reflexionen y reconozcan que deben cambiar para tenerte en sus vidas la transformación será inevitable y volverán al feliz encuentro.  Como bien dice el libro; el amor nunca deja de ser.  Lo que no sea amor… serenamente, déjalo libre.  

domingo, 10 de noviembre de 2013

ENTRE BUDAS Y MANDALAS


Ciertamente, cada día me convenzo aún más de que los seres humanos creamos nuestras vidas a través de la actividad de nuestro pensamiento con la extraordinaria contribución de la Ley de Atracción.  Hace unos cuantos años atrás tuve la oportunidad de ver a los Monjes del Tibet confeccionando un Mandala en el Centro de Bellas Artes.   Los monjes habían llegado a nuestras costas gracias a la maravillosa iniciativa de nuestro artista y pacifista nacional, Danny Rivera. 
 

Recuerdo que me fascinaron las formas, los colores y la extraordinaria dedicación y paciencia que los monjes mostraban durante la  confección de la pieza.  Me senté como una chiquilla a mirarlos y tal vez los fijé en mi mente de forma tal que el Mandala pasó a formar parte de mí.  Esta pieza, que tiene varios significados a nivel simbólico, nos presenta entre ellos un mapa para apoyarnos en el camino hacia nuestra iluminación personal.   Aparenta ser que entré en el camino de forma tal, que más adelante plasmé este significado en mi propio Mandala, la Galería de los Gigantes, a través de las manos del artista y amigo Antonio González-Walker.  En su pieza comisionada para el museo, helixSER, Antonio incorpora Mandalas a la pieza.  Hoy comprendo que cada uno de esos Gigantes que son reconocidos por su contribución a nuestro país, era un ser iluminado….   
 

Durante este magnífico fin de semana en el que fungí como conferenciante, intérprete de los monjes del Tibet y “abrazadora” oficial de infinidad de gente bella que vinieron a traer su paz y a recibir la nuestra, descubrí algo magistral:  el Mandala es el camino del Amor.  El Mandala es el camino del amor que puede reconocer la belleza de otras culturas.  El Mandala tiene en sí mismo los colores de la diversidad que hace espectacular el mundo en el que vivimos.  El Mandala está perfectamente interconectado como estamos todos interconectados cuando reconocemos que, al igual que la arena compone esta pieza, todos somos parte de una misma esencia.  

 
En el Mandala está el camino del perdón y la reconciliación.  Descubrí que hay mucha gente que está sintiendo dolor y que hay muchos más dispuestos a compartir su bella energía de sanación con los que duelen.   Descubrí que es posible abrir espacios de comunion dónde la gente pasa un día entero feliz, sonriendo, compartiendo, aprendiendo y celebrando la vida, aunque no se conozcan...   Descubrí que tengo más Amor en mi corazón y en mi vida de lo que imaginaba.  Yo Soy un Mandala.   No hay separación alguna entre eso que es amor, compasión y belleza en mi ser.  Gracias Danny Rivera, por haberme escogido para tan magistral y sagrada encomienda. 

El honor y el amor son indescriptibles….Gracias Buda…Gracias Dios….


sábado, 2 de noviembre de 2013

LA VALENTÍA DE ATREVERSE A SER FELIZ


Todos los procesos de transformación por los que atravesamos son el camino del alma.  En nuestro andar, vamos aunando la valentía necesaria para enfrentarlos, provocarlos o ignorarlos, de modo que sigan regresando una y otra vez hasta que al fin nos dejamos ir.  Soltamos los controles, las resistencias, miramos el miedo a la cara y nos lanzamos.  El alma nos guía en el camino de los cambios.  Una voz sutil en nuestro pecho nos invita a la confianza y de pronto: ¡Eureka!  Nos nacen alas como mariposas y remontamos un nuevo vuelo. 

Cuando comenzamos por la aceptación de que todo en la vida es cambio, estos procesos evolutivos comienzan a suavizarse.  Es aquí cuando nos aventuramos a un sabor nuevo de mantecado, a unas vacaciones en un lugar jamás visitado, o si la valentía se vuelve aún más retante, nos atrevemos a un divorcio, a una cirugía o a una renuncia, entre muchas otras posibilidades.  Lo maravilloso de atreverse a provocar nuestros cambios, es que nos demostramos a nosotros mismos que ya vivimos en la certeza de que tras el cambio viene algo mejor.  Es inevitable; es ley.  Si lo crees, lo creas.  Por lo tanto, desde la perspectiva del poder, los cambios son una herramienta poderosa de aceleración de bienestar si son creados por nosotros mismos.  El permanecer atados a situaciones o personas que no nos hacen felices solo terminará en tristeza, agonía y enfermedad, lo que inevitablemente nos obligará a un cambio.   

La Ley Universal del Ritmo establece que todo es cíclico.  Por lo tanto, todo lo que por vibración siempre está en continuo movimiento, en otras palabras el universo completo, está obligado por su naturaleza a cambiar constantemente.  Esto aplica a las estaciones del año, los ciclos reproductivos, las mareas, los seres humanos, en fin, el continuo movimiento rítmico de todo lo que existe provoca cambios.  A veces nos hace feliz creer la fantasía de que todo se mantenga estatico porque sostenemos pensamientos pesimistas.  Sin embargo, si siempre apostamos a que lo mejor está en camino, nuestro poder de pensamiento así lo manifestará y abrazaremos cada cambio con gratitud.

La invitación de hoy es a que observes que áreas de tu vida te están pidiendo una transformación.  Observa tus finanzas, tu salud, tus relaciones, la decoración de tu hogar, tus creencias, en fin, míralo todo y comienza a definir qué cosas te hacen feliz y qué cosas no apoyan tu crecimiento y  bienestar.  Haz una lista.  Crea una columna de gratitud con lo que tienes ahora y en otra afirma lo que deseas manifestar.  Añade detalles de cómo ves la transición hacia eso mejor que te mereces y toma pasos en esa dirección. 

Provocar cambios en vez de esperarlos, porque siempre van a llegar, es una acción que requiere gran valentía.  Sin embargo, mi experiencia ha sido que cada vez que voy a mi interior, escucho mi guía y pido valentía para moverme en la dirección de mis sueños, cosas maravillosas comienzan a ocurrir como por magia.  Esto es así, porque el Amor que nos creó nos quiere ver felices y en bienestar siempre.  Suelta los miedos que sabotean el plan Divino y déjate ir en la corriente que fluye hacia una vida perfecta.  La vida que mereces tener. 

 

domingo, 13 de octubre de 2013

... Y EN EL PRINCIPIO FUE EL SEXO


“Y condujo Isaac a Rebecca a la tienda de Sara, su madre;

y tomó a Rebecca, la cual pasó a ser su mujer; y la amó”.
Génesis 24:67

Tanto el cristianismo como el judaísmo comparten un fundamento común: las enseñanzas del Antiguo Testamento.  Aun cuando ambas filosofías pudiesen interpretar las enseñanzas en forma particular, los seres humanos tenemos la libertad de escudriñar aquello que nos une y celebrar nuestras similitudes.   
 
En nuestra eterna búsqueda por entender quiénes somos y por qué nos comportamos como lo hacemos, el ser humano ha hecho investigaciones interminables.  Se ha escrito mucho sobre todo, sin embargo, al final del día, la verdad está solo escrita en tu corazón y el camino a seguir lo dicta nuestra intuición. 

En preparación al taller de almas gemelas JUNTO AL ALMA DE TU ALMA, una amiga muy querida me compartió un libro sobre este tema y las enseñanzas de la Kabbalah.  Ahí me topé con el versículo de inspiración: 

“Y condujo Isaac a Rebecca a la tienda de Sara, su madre;
y tomó a Rebecca, la cual pasó a ser su mujer; y la amó”. Génesis 24:67

Se acababan de conocer; Rebecca fue prometida a Isaac y ella aceptó el arreglo.  Como nos ha pasado a muchos de nosotros, la atracción física fue el punto primero de atracción.  ¿Qué nos pasó?  ¿Cuándo decidimos ponernos el cinturón de castidad y alternar el orden establecido para que la conexión física se diera luego de “amarnos”? ¿Cuándo exactamente se comienzan a amar las personas? ¿Cómo sabemos qué está ocurriendo?  ¡Cuántas interrogantes y cuánta frustración vivida a través de nuestra vida por querer complacer los paradigmas de todo el mundo! 

Yo imagino que para Isaac, tomar a Rebecca era un asunto serio, no estaba solo pasando el rato.  Imagino que para Rebecca, lograr el amor de su pareja era un reto y a la vez, un privilegio.  Imagino que para llegar a amar a alguien más, debemos amarnos primero.  Ese amor propio depende de un elemento primordial: tener la valentía de honrar lo que sentimos y pensamos. 

En un taller reciente sobre apoderamiento, presenté a los participantes con un reto de valentía, basado  simplemente en compartir algún deseo que siempre hayan tenido, pero que nunca se habían atrevido a exponer.  El silencio colectivo me paralizó; sentí, literalmente, sus miedos corriendo por mi espina dorsal.  Somos esclavos de nuestros temores, del qué dirán y hasta del qué no dirán.  Somos cómplices de una cultura silente de castigo: si honras tu verdad, corre peligro tu vida.  Quedé paralizada, al igual que ellos, ante su costumbre de sabotear su grandeza, por temor a ser juzgados por simplemente vivir su verdad.

¿Cuántas veces no hemos querido dejarnos ir y liberar plenamente nuestras emociones, pensamientos y sentimientos?  ¿Qué nos detiene?  ¿Por qué no escoger a la persona a la que deseo, tomarla y luego aprender a amarla en vez de buscar todas las formas de soltarla?  Confieso que no tengo la respuesta.  Sin embargo, sospecho que tiene que ver con la decisión de tomarnos a nosotros mismos como el objeto del deseo y el amor primero, para entonces confiar en que aprenderemos a amar a todos los que estén frente a nosotros.  El punto de la historia de Isaac y Rebecca no es si hicieron el amor antes o después de las ceremonias, o los acuerdos o las negociaciones.  El punto es que acordaron aprender a amarse con el tiempo y que su intención unificada creó toda una generación que desembocó en el nacimiento de Jesús; el amor personificado.  A eso es a lo que yo llamo poder.

Ciertamente las almas gemelas se reconocen de vista.  Se reafirman con la química perfecta que la experiencia sexual genera y se unifican en el amor, solo cuando se toma la decisión de confiar en que el universo va a traer a ti lo que es como tú y en gratitud, confiamos en que el amor siempre hace su parte.  Si la atracción y la química no están, pues aún hay otras maneras de amarnos, sin embargo, la valentía de decir honestamente lo que se siente es vital. 

En el amor de la relación gemela,  ambos honran, no solo el cuerpo de su pareja, sino también su mente y su espíritu.  La unificación es total y la felicidad es inevitable.  Sigue tu intuición y permite que el amor que buscas y te busca, finalmente, llegue a tu tienda… Inevitablemente la historia tendrá un final feliz.    

 

miércoles, 25 de septiembre de 2013

Repelente para meteoritos y otras IMPOSIBLES calamidades


En días recientes tuve la oportunidad de escuchar la siguiente aseveración: “Le tengo miedo a los aviones”.  Acto seguido le pregunté a la joven: “¿Estás segura de que a lo que le tienes miedo es al avión?”  Se quedó pensativa por unos segundos y con un dejo de iluminación acertó: “¡No! A lo que le temo es a la muerte”.  Como coach, es mi responsabilidad clarificar para que las personas logren un apoderamiento genuino.  El temor u obstáculo debe ser debidamente identificado para que  logremos superarlo.  La validación a tal acto de valentía fue la siguiente: “Bienvenida al club; ahi estamos casi todos”. 

He recibido información de varias personas, y a través de las redes sociales, sobre una posible (a la que prefiero describir como imposible y cancelada) catástrofe, para la cual, aseguran algunos, se preparan los gobiernos.  Se comenta sobre un posible meteoro y sus efectos.  Escuché, además, sobre la posibilidad de un gran terremoto, el cual también descarto.  ¡Qué necesidad tan innecesaria de propagar la cultura del miedo, la cual es, precisamente, nuestra causa primordial de pérdida de poder!

Sin duda, la prudencia de prepararnos para cualquier eventualidad catastrófica es beneficiosa, sin embargo, ¿Cuál es la preparación real que debemos llevar a cabo para proteger al planeta?  Pues en mi calidad de coach de apoderamiento, puedo sugerir varias alternativas:

Ø  Si el poder de nuestro pensamiento crea nuestra realidad, según la Ley de Atracción, pues comencemos por dejar de pensar en lo que no queremos ver manifestado.  Visualicemos al planeta protegido; fluyendo en perfecto orden con todos los demás.  Agradezca y cuide su planeta.    Envíe ondas de armonía al Universo y sosténgalas con su pensamiento y ejemplo de vida.  Viva en paz;  no choque con nadie…

 

Ø  Si usted cree firmemente que a los seres humanos se nos dio la potestad sobre todo lo creado, entonces, desvíe cualquier cosa que no sea amor, tanto fuera del planeta, como fuera de su vida.  Pídale al planeta Tierra que haga sus cambios suavemente, en paz y con orden.

 

Ø  Ame.  Perdone.  Practique la compasión y el buen trato.  Todas las lecciones de amor y tolerancia que generamos como especie nos llegan porque necesitamos saludar más a los vecinos, abrir puertas para extraños, pedir perdón a los que amamos, reanudar votos y lazos rotos, en fin, amar más.  Las situaciones de reto afloran nuestra capacidad natural de amar y ayudar, así que si lo hacemos sin el incentivo desagradable de una catástrofe, vivimos vidas más felices.

 

Ø  Finalmente, no hay muerte.  Solo la transformación de nuestros cuerpos físicos de vuelta a su estado original puro de energía.  Si la idea de la muerte le aterra al punto que le hace perder su paz, busque ayuda.  Entienda de donde viene el temor y encuentre el pensamiento feliz que le permita asimilar la muerte como un cambio más como muchos otros que ya ha vivido y superado a través de su experiencia humana. 

Creamos las vidas que tenemos a través de la acción de nuestro pensamiento; tanto colectiva como individualmente.  La invitación es a la prudencia, a pensar en la paz.  Invitamos a evitar contagiar a otros con pánicos basados en especulaciones, que si es cierto que podrían tener una sólida base científica, la verdad es que la desconocemos puesto que no existe ninguna declaración oficial.  Si los mayas anunciaron un “final” y no ocurrió, dejemos de seguir afirmando lo que no queremos.  ¿Cuántas veces más necesitamos que se nos enseñe la lección?  Sé amor, comparte amor y arregla todo lo que no funciona en todas tus relaciones.  Así es que se protege a un planeta; viviendo en el amor.

domingo, 8 de septiembre de 2013

¿A QUIÉN LE HAS REGALADO TU PODER?


Cuando mi hija Melina Alegría nació, en la sala de parto le pusieron un pacificador, mejor conocido como un bobo.  A penas tomaba su primera bocanada de aire y ya había alguien dispuesto a taparle la boca.  Nada de boba tenía Melina, así que escupió el bobo.  Trataron nuevamente y sin chistar lo volvió a escupir.  Ciertamente, las personas que trabajaban en ese hospital desconocían el hecho de que Melina sería actriz, oradora y que había nacido para manifestar su ser a través de su voz.   En nuestras vidas, en muchas ocasiones, muchos tratan de taparnos la boca, controlarnos o simplemente denigrarnos como un mecanismo de defensa.  Cuando reconocemos que hemos abdicado nuestro poder ante las manipulaciones o los controles de los demás, ¿qué podemos hacer? 

Lo primero es reconocer la emoción que te deja saber que estás en una relación o situación en la cual tu poder está siendo comprometido.  La emoción que identifica esta situación ha estado contigo desde que naciste, sin embargo, quizás, no la has sabido identificar.  La emoción de la que hablamos es el miedo.  Cuando sentimos temor, no estamos siendo débiles, estamos siendo alertados hacia una situación que nos presenta una amenaza.  El miedo es la alarma que nos dice que debemos preparar los sentidos para tomar acción.  La debilidad consiste en abdicar nuestro poder y no hacer nada al respecto, porque en ocasiones, preferimos que nos maltraten a que nos juzguen, porque si nos apoderamos ¿qué van a pensar de mí?   Aceptamos relaciones menos que deseables con tal de no estar solos, cuando en realidad, estar en compañía de quien no te ama y te valora es la peor soledad.  Al comenzar a tomar pasos hacia el poder, nos sentimos seguros, aptos, adecuados y eso precisamente, es lo que atraerá más bienestar hacia ti.  Las personas que estén vibrando con tu nueva forma de ser y de pensar vendrán a reemplazar a aquellos que no deseen establecer relaciones saludables y por ende, terminen saliendo de tu vida. 

Cuando hemos estado por tanto tiempo en el camino de la opresión y la víctima, el tomar las riendas de nuestras vidas puede parecer una tarea ardua, pero en realidad no lo es.  Ciertamente, puede ser tan fácil como escupir un bobo y esto es así  porque en el momento en que te levantas ante tu opresor/a  y le dices: “Un momento, hasta aquí llegamos”, estableciendo límites saludables, las personas maltratantes se mueven a buscar una nueva víctima porque no lo pueden manejar.  Quien haya estado nutriéndose de tu poder, al tú retomarlo, queda con la necesidad de alimentarse del poder de otros.  Cuando las personas que pretenden controlarnos son parte de nuestro entorno familiar, lo correcto es presentar la opción de una conversación honesta de corazón a corazón donde las personas hablen de sus sentimientos y no de sus pensamientos.  En los pensamientos se encuentra el diálogo del ego; en los sentimientos se encuentran los argumentos del amor y el amor siempre gana.

La invitación de hoy es al poder.  Debemos crear límites claros de respeto en todas nuestras interacciones y esto siempre debe hacerse desde la paz.  Es importante retomar el concepto del HONOR y crear lazos honorables con aquellos que amamos y sobre todo, es vital identificar las instituciones y/o relaciones en tu vida a las que temes confrontar.  Paso a paso, tomando acción y cambiando actitudes del miedo hacia el amor, tu círculo se convertirá en uno de puro gozo y alegría y las personas que te despojaban de tu poder serán cosa del pasado. 

domingo, 18 de agosto de 2013

EMBELLECIENDO TU VIDA: Fomentando relaciones que energizan


Hemos establecido que la forma en que nuestra alma crece y se desarrolla es a través del contacto con otros seres humanos.  Nuestras interacciones marcan la pauta en cuanto a quiénes somos y cómo manifestamos nuestro ser.   Las relaciones con los demás son un reflejo fiel de nuestros valores, ideas, pensamientos y creencias; esto se debe a que la Ley de Atracción trae a tu experiencia aquello que es como tú.  En el caso de las relaciones que nos energizan o alimentan, lo hermoso es que estas personas se convierten en espejo de lo bello que hay en ti.    Tus relaciones energizantes son aquellas que fomentan tu crecimiento, apoyan tus intereses, te hacen sentir bien continuamente y a traves de ellas, recibes expresiones de gratitud de diversas maneras. 

Las personas que son parte de tu círculo energizante tienen unas cualidades particulares.  La más importante, es que se SIENTE bien estar con ellas.  Puedes pasar horas en armonía con estas personas porque los temas de conversación son interminables, la afinidad es natural y hasta los silencios son cómodos.   Este tipo de relación no requiere esfuerzo; fluye con soltura y el disfrute es una experiencia de ambas partes.  Hay sonrisas, apertura de corazón para compartir cosas íntimas y sobre todo hay amor incondicional.  Esto significa que hay aceptación de la otra persona y que cuando surgen roces o diferencias se crea el espacio para el diálogo constructivo con la intención genuina de sanar; el tener la razón no es el motivo para mediar.  La intención es perdonar.

Las relaciones energizantes, al igual que las drenantes que describiéramos en el artículo anterior, tienen claras características.  He aquí sus descripciones según la Coach Cheryl Richardson en su libro mejor vendido Take Time for your Life (Toma tiempo para tu vida):

·         PROACTIVOS – Estas personas siempre fomentan su mejoramiento personal y el de los demás.   Continuamente toman acciones proactivas para mejorar.

·         APRECIATIVOS – Estas personas están en continua gratitud por ti y la aceptación de quien eres es su forma de demostrarlo.  Aprecian de forma tangible (o sea, que lo expresan) su admiración por tus talentos, regalos y fortalezas.

·         COMUNICATIVOS -  Estas personas están comprometidas a comunicarse de forma respetuosa y constructiva, lo cual redunda en la unificación de la relación. 

·         ATENTA – Las personas atentas ponen atención a lo que dices, te piden que clarifiques lo que no entienden en vez de asumir lo que no es y nunca hacen juicios sobre ti.  

·         HONESTA – Estas personas están comprometidas con decirte la verdad en todo momento.  Las personas que ocultan información que es de vital importancia para la relación son tan deshonestas como las que mienten.

·         RESPONSABLES – Las relaciones con personas responsables se identifican porque ellas responden continuamente (ya sean llamadas o ya sea responder por sus acciones) y son lo suficientemente maduras como para trabajar con sus áreas de mejoramiento, tanto personales como dentro de la relación, de forma genuina y comprometida.

Demás está decir que para que una relación pareja o de familia sea considerada saludable debe tener todas estas cualidades o al menos la mayoría.   Las relaciones saludables no solo nos alimentan el espíritu sino que también ayudan a que nos sintamos más vigorosos a nivel físico.  La energía positiva que compartimos nos llena de vitalidad.  Te comparto algunas ideas para fomentar continuamente tus relaciones energizantes y demostrar el aprecio que sientes por estas personas en tu vida:

Ø  Envía mensajes de texto con pensamientos o imágenes inspiradoras. Envía tarjetas postales por correo.

Ø  Saca tiempo para compartir en un lugar al que no acostumbras a ir con esta persona.

Ø  Expresa lo que sientes de la forma en que te sea más cómoda (aunque no sea lo que la otra persona espera).

Ø  Regala flores, tanto a hombres como a mujeres.

Ø  Pide ayuda.  Cuando te abres a pedir ayuda estás invitando a la otra persona a que haga lo mismo contigo.

Ø  Da gracias continuamente por la gente que hace tu vida más bella y feliz.

Ø  Comunícate para compartir retos o dificultades y haz lo mismo con las buenas noticias.

Ø  ESCUCHA.  Haz el firme propósito de sacar tiempo para escuchar en vez de hablar.

La clave para tener una vida llena de personas que te energizan es serlo tu primero.  La Ley de Atracción se encargará de traer a ti toda la belleza que ya eres.  Observa tus hábitos, tus conversaciones y la forma en que te relacionas con los demás.  Comienza a sacar tiempo de calidad contigo mismo y luego comparte con otros.  Este tiempo a solas, de observación interior, es vital pues te ofrece la oportunidad de mirar todas tus relaciones e identificar si son drenantes o energizantes.  Capitaliza en lo que te energiza. Sana o deja ir lo que te drena.  Vive feliz y no comprometas tu felicidad por hacer felices a otros.  Eres demasiada belleza como para no recibirla de vuelta.  ¡Vive continuamente feliz! 

domingo, 4 de agosto de 2013

DESINTOXICANDO TU VIDA


La forma en que las personas tienen la oportunidad de desarrollar su ser es a través del contacto con otras personas.  Nuestras relaciones son el salón de clases del alma.  A través de ellas aprendemos sobre quiénes realmente somos, todo gracias a las interacciones que tenemos con los demás.  En esta escuela se aprende la apreciación, la tolerancia, la armonía y el amor.  Además, al ver en otras personas aspectos negativos de nuestras vidas, aprendemos sobre lo que no queremos ser. 

La Ley de Atracción establece que todo lo que llega a ti es como tú y es la respuesta a la vibración que emiten tus pensamientos continuamente.  Es por esto que podemos afirmar que cada persona que llega a nosotros representa un aspecto de nuestro ser.    Cuando hay malestar es porque hay un aspecto de ti que no está en concordancia con el ser intrínseco de luz que eres y esta persona te está recordando eso.   Las personas que te desagradan están trayendo a tu atención un aspecto de ti que debes mirar y cambiar, si es que no te produce bienestar.  Los que son como tú, fluyen divinamente contigo.  El conocimiento de este  principio es básico para la creación de relaciones saludables que aporten a tu vida. 

Otro aspecto importante de las relaciones saludables es aprender a identificar los saboteadores.  En nuestra experiencia contamos con seres maravillosos que nos llenan inmensamente y nos aman incondicionalmente.  También, en ocasiones, recibimos personas que continuamente sabotean tu felicidad.  Su respuesta no es porque son malas personas, sino porque dentro de ellos hay una falta de amor propio que no permite que puedan ser amor, para ellos mismos y para los demás.

En su libro TOMA TIEMPO PARA TU VIDA (Take Time for your Life), el cual figura en la lista de mejores  vendidos (#1 best seller) del New York Times, Coach Cheryl Richardson ofrece una lista de lo que son relaciones tóxicas y relaciones energizantes.  Las relaciones tóxicas promueven un continuo malestar y, en ocasiones, podrían causar enfermedad.  Las personas tóxicas, por lo regular, vibran continuamente en el miedo.  Se expresan negativamente, se quejan constantemente y son muy propensas a querer acaparar para sí toda la atención.   Las personas energizantes dan continuamente; expresan belleza, gratitud y brillan con luz propia.  Para ellos es un gran deleite ver a los otros brillar.  Los tóxicos continuamente quieren opacar; he aquí sus cualidades, según Richardson:

·         CULPADORES  – Culpan a todos por sus situaciones y nunca aceptan responsabilidad.

·    “QUEJONES”  - Estas personas se quejan por todo lo que no funciona en sus vidas, sin embargo, nunca hacen nada para cambiarla.

·    DRENANTES – Estas personas te piden guía o apoyo por sus situaciones, pero nunca escuchan tus consejos y mucho menos actúan.  Literalmente te “chupan” la energía.  Son las personas que, cuando ves su nombre en el teléfono, te cuesta contestarles.

·   “ABOCHORNADORES” – Las personas que te humillan públicamente (muchos tienen familiares que hacen esto) son completamente NOCIVAS para tu energía.  Estas personas son maltratantes y podrían llegar hasta el punto de hacerte dudar de tu propia cordura.

·         LOS “SABE-LO-TODO” – Estas personas retan o descartan todo lo que dices porque tienen una necesidad compulsiva de tener la razón y su pasatiempo favorito es llevarte la contraria. 

·       “CHISMOSOS” – Estas personas están continuamente pendientes a la vida de otros, por lo regular, para criticarla.  Se esconden detrás de la vida de los demás para no tener que manejar las situaciones en su propia vida.       

Todas las relaciones pueden ser sanadas, sin embargo, esto requiere el que ambas personas estén dispuestas a crear acuerdos de bienestar que les beneficien.  En el caso de las relaciones tóxicas, que por la intensidad y continuidad de la acción drenante podrían llegar al maltrato, la mejor opción es buscar ayuda profesional.  Para sanar relaciones debemos tener muy claro nuestro objetivo y estar dispuestos a identificar co dependencias que puedan estar justificando nuestra necesidad de mantener esta situación.  Las relaciones de maltrato provocan enfermedad mental, que incluso podría llegar al plano físico.  En cierta ocasión hice una lectura de la energía de una mujer que había sido continuamente maltratada psicológicamente por sus padres y su cuerpo estaba brutalmente deformado por la artritis. 

La otra opción es dejar ir.  Cuando no hay manera de lidiar con una persona que continuamente te maltrata, así sean tus padres, tu pareja, tus hijos o tu jefe, tu amor propio debe estar por encima del amor a ellos.  Al retirar de tu vida una relación tóxica o maltratante, y sanar, estamos dando un ejemplo que en su momento ellos aprenderán a apreciar.  Esto es, si desean sanar y toman acción al respecto.  Hay personas que solo desean hacer daño o buscan su propio bienestar a costa del bien de los demás.  A estas personas las envolvemos en la más pura y diáfana luz y las soltamos en las manos divinas para que el amor que crea mundos transforme su dolor en amor.  Si son transformadas, regresarán solas a ti.  La Ley de Atracción es inexorable.  Te deseo siempre paz y bien y relaciones divinas que llenen de pura alegría tus días.

viernes, 12 de julio de 2013

ALADINO Y LA LEY DE ATRACCIÓN


Dice la escritora estadounidense Marianne Williamson que lo que más nos aterra no es nuestra oscuridad; lo que más nos aterra es nuestra luz.   A veces nos pensamos inadecuados y dudamos de nuestra capacidad para hacer obras extraordinarias.  Sin embargo, indica Williamson, el hecho de que permitamos que nuestra luz brille inspira a otros a hacer lo mismo. 
Aun cuando la profesión de coaching, enfocada en el apoderamiento, es bastante reciente, el apoderamiento de los seres humanos es un tema que nos ocupa desde el principio de la humanidad.  Desde las enseñanzas de Hermes Trimegisto y las leyes universales durante la era egipcia, pasando por las enseñanzas crísticas y hasta la más reciente propagación de poder a través de la película The Secret (El Secreto), enfocada en la Ley de Atracción, los seres humanos han manifestado el deseo por su apoderamiento.   En  mi caso personal, el adoptar las enseñanzas del Vortex, que llegan a través de Abraham y Esther Hicks, es la clave para la co creación de una vida extraordinaria basada en el cumplimiento de esta Ley.
Todos deseamos poder sentir que las cosas que más nos llenan son alcanzables.  El principio de la vida es el gozo y disfrute de la misma, sin embargo, el sistema de vida que hemos creado, muchas veces provoca el que las personas se sientan impotentes e incapaces de mejorar la vida que tienen.  La realidad es que el sistema podría verse como una ilusión.  Todo lo que ocurre en tu vida en este momento está siendo generado por el poder de tu pensamiento y las emociones que le acompañan, y esa es tu verdad.  Todos los seres están facultados para vivir la vida que sueñan, sin embargo, la técnica de cómo hacerlo ha sido por mucho tiempo un secreto.   Incluso, Jesús, al invitarnos a hacer las cosas que él hacía, y más grandes, no dejó un manual de instrucciones de cómo hacerlo; y no lo dejó porque no era necesario.  Las instrucciones están dentro de nosotros mismos. 
Nuestras emociones son la guía que nos permite crear nuestra vida feliz.   En ellas está la brújula que apunta al norte de nuestra mejor historia, de nuestro mejor día, de nuestra mejor vida.  Cuando alineamos nuestros pensamientos con nuestros sentimientos en bienestar, gratitud, alegría y bondad, la vida abre sus puertas ante nosotros como la entrada de la cueva se abre ante Aladino y despliega riquezas indescriptibles, solo con el poder de las palabras. Tu vida funciona igual.   
La Ley de Atracción siempre traerá hacia ti lo que es como tú.  Observa tu entorno.  Evalua tus experiencias y decide si te gusta lo que ves.  Tu vida es el reflejo de tus pensamientos y emociones.  Mantén lo bello y descarta lo que no te agrada.  Mantente positivo y feliz y crea la vida que sueñas: ¡Abrete sésamo!
 

lunes, 24 de junio de 2013

SÚPER LUNA, SÚPER SOL


Hay momentos extraordinarios en los cuales la naturaleza lleva acabo actos espectaculares para dejarnos sin aliento.  Una lluvia de estrellas, un arcoíris doble, una marejada gigantesca, flores de dos colores, en fin, se luce ante nosotros para llamarnos la atención.   En estos días, los astros tomaron el protagonismo.  Tanto el sol del solsticio de verano como la súper luna, han acaparado la atención de muchos, a juzgar por los rituales de recibimiento del verano y  la cantidad de veces que vi la luna retratada en Facebook.

Los astros siempre han sido un foco de fascinación para los seres humanos.  Desde tiempos ancestrales, el culto a las lumbreras celestes marca la vida de las personas.   El sol se presenta como la fuente de vida en casi todas las culturas nativas del planeta, si no en todas.  Desde la deidad solar Ra, de la mitología egipcia, vemos los astros a través de muchas culturas como una presencia identificada con la divinidad.  En la mitología celta encontramos a Lug, mientras que los incas invocaban a Inti y para los griegos, Apolo representaba al sol. 

Por su parte, la luna muestra sus ciclos más claramente.  Esto ha llevado a que, a través de los siglos, la luna sea guía para los procesos de la vida.  Las siembras, las cosechas, las mareas, en fin, mucho de la vida gira alrededor de la luna y sus fases.  Al igual que el sol, que representa la muerte y la resurrección a diario, la luna lo hace de forma mensual.  En general, identificamos a la luna con la energía femenina.  En la mitología griega encontramos a Artemisa como la representante de la luna, y a la diosa Chang’e en la tradición china.   Hay culturas, como la japonesa, en la que encontramos que la figura femenina, Amaterasu, representa al sol, mientras que su hermano, Tsukuyomi, representa la luna. Queda claro que las energías de los astros pueden representar tanto lo femenino como lo masculino.

Me atrevo a teorizar que la fascinación que tenemos con los astros es porque nos recuerdan que todos somos dioses y diosas.  La naturaleza nos llama la atención para que la miremos y nos miremos a nosotros mismos.  Cuando observamos estas grandes luminarias, a las que a través de la mitología les hemos dado características humanas, nuestra naturaleza nos lleva a “divinizarnos” al contacto con los astros.  Somos llamados a admirarnos a nosotros mismos como extraordinarias extensiones de lo divino.   Nos visualizamos hermosos, poderosos, dadores de vida, participantes de los ciclos, en fin, nos vemos dioses.  Logramos olvidar nuestras limitaciones humanas y nos encontramos con la pura energía que irradian, tanto el sol como la luna, y recordamos, inherentemente, nuestra grandeza.  Muchas culturas aprovechaban estos fenómenos para hacer sacrificios en los tiempos antiguos.  La invitación es a sacrificar los pensamientos de limitación, la falta de auto estima espiritual, la necesidad de sentirnos menos que lo divino y a que abracemos los astros como nos abrazaríamos a nosotros mismos.  Démonos generosamente la oportunidad de vernos en el espejo de las grandes creaciones de la naturaleza y hagamos el ejercicio apreciativo de admirarnos a nosotros mismos como admiramos la súper luna o el súper sol de nuestro esperado solsticio de verano.  Bendiciones para las diosas y los dioses.  

 

 

 

domingo, 9 de junio de 2013

MUCHO CON DEMASIA'O

 
                              "Río Grande de Loíza, alárgate en mi espíritu…..”   Julia de Burgos
                                                                                                                                         
A la altura del valle de la Carolina, lugar donde nace el magistral poema Río Grande de Loíza, de la insigne Julia de Burgos, yace parte de este magnífico cuerpo de agua.   Nace en San Lorenzo.  Viaja confiado por entre los montes de Caguas, hasta toparse con una muralla a la vuelta de Trujillo Alto.  Sin embargo, esa barrera no le detiene.   Sobre pasa el obstáculo y se mueve confiadamente a través de Carolina, bordeando suavemente las colinas, bautizando a Canóvanas y derramándose finalmente sobre la delta de Loíza.   Se cuenta que Julia de Burgos, nacida en el barrio Santa Cruz de Carolina y maestra de profesión, salió un día al patio de la escuela donde trabajaba y se sentó sobre una piedra a observar el río.  Ese día, el río volvió a nacer; esta vez, brotó del alma de la poeta.
 
 Nuestras vidas son exactamente como el río.  La metáfora se materializa en las vueltas que da la vida, así como el río bordea las colinas.  El espejo de lo bello que somos resurge, así como el río se vuelve el espejo del cielo.  Los rojos del barro vomitado en las aguas, con el debido permiso de la poeta, son los momentos de descontrol, durante los cuales somos vulnerables ante la emoción que nos inunda, como el río es vulnerable ante las lluvias y las tormentas.  Siempre, ante la calma, el sedimento se asienta y el límpido espejo resurge, volviendo la belleza un ejercicio multiplicador de posibilidad.  La vida abunda en el río, como las ideas abundan en nuestra mente para crear infinidad de bondades a ser disfrutadas por nosotros y nuestros seres amados.  El río es paz.  Cuando observamos calladamente para descifrar los mensajes ocultos en todo lo que nos rodea, descubrimos más vida.  Así como Julia de Burgos descubrió tanta belleza en el río, que esta se desbordó magistralmente sobre una hoja de papel.
 
Vivir cerca de la naturaleza es calidad de vida.  El ajetreo diario puede ser un elemento drenante.  Ciertamente vivir se puede convertir en “mucho con demasia’o”.  Demasiadas cuentas, demasiadas responsabilidades, demasiadas tareas, demasiadas personas a las que complacer, demasiadas noticias, demasiado….   Sin embargo, cuando nos detenemos en el agite para disfrutar de una bella vista, damos aliento a nuestra mente y espíritu.  Las pausas naturales se vuelven una oportunidad de recargar y soltar aquello que no debemos continuar cargando o simplemente, dar espacio a la mente a divagar en el momento presente sin forzar nada.  Nos deleitamos por un instante en el placer del Ser, pues no hay nada que “hacer”, excepto dejarse fluir… 
 
Tanto el río como el mar son excelentes lugares para deleitarnos.  En nuestro país somos afortunados ya que todos tenemos acceso a uno u el otro sin tener que viajar muy lejos.  Bendiciones: muchas con demasiadas.   Hay vida en abundancia a nuestro alrededor, sin embargo, para absorber esa belleza, como hizo Julia de Burgos, debemos honrar las pausas y buscar los espacios y el tiempo para darnos el banquete espiritual de detenernos a contemplar, desde nuestra paz, la naturaleza.   La invitación es a fluir…. dejarse ir…  Mirar el río y mirarnos por dentro para que las maravillas que nos rodean se continúen alargando en nuestro espíritu hasta llevarnos al mar infinito, donde las aguas dulces y saladas se juntan y  todo se vuelve UNO.  Bendiciones.